Home   >   News   >   ¿Cómo la infraestructura de TI multinube híbrid...

¿Cómo la infraestructura de TI multinube híbrida contribuye a impulsar la industria 4.0?

La infraestructura de TI o de tecnologías de la información es un conjunto de componentes imprescindibles para la industria 4.0. Impulsa prácticamente la totalidad de los departamentos de la fábrica inteligente. Os ayuda a cumplir vuestros objetivos y ganáis en competitividad. Sin embargo, para que eso ocurra, debe ser un sistema flexible, seguro y confiable. De lo contrario, tendréis problemas de conectividad o seguridad probablemente.

Las ventajas son incontestables. En general, os permite ofrecer una buena experiencia de usuario, desarrollar y comercializar nuevos productos, recoger datos valiosos que os ayuden en la toma de decisiones o mejorar la productividad de cada empleado.

¿QUÉ ES LA MULTINUBE HÍBRIDA?

La multinube es una infraestructura de TI en la que la organización emplea servicios de, al menos, dos proveedores de computación en la nube. Estos entornos suelen combinar dos o más nubes públicas, privadas o ambas. Al hacerlo de esta manera, podéis elegir las funcionalidades que mejor se adapten a vuestras necesidades y, por otro lado, no dependéis de un único proveedor.

Cada vez son más las empresas y organizaciones que adoptan este tipo de estrategias multinube para ejecutar aplicaciones en cualquier lugar y sin complicaciones.

Pero, ¿qué es la multinube híbrida? Es aquella en la que, además, podéis efectuar un despliegue de cargas de trabajo que sean comunes en varios entornos.

LA INFRAESTRUCTURA DE TI MULTINUBE HÍBRIDA

La creación de una infraestructura de TI multinube híbrida es imprescindible si deseáis aprovechar las ventajas de la industria 4.0 con vuestra transformación digital. Para ello, debéis contar con dos o más nubes con el objetivo de que gestionen todas las cargas de trabajo propias de vuestra actividad. Así, tenéis la capacidad de escoger y optimizar la gestión en todas las nubes según encajen mejor con un tipo de trabajo u otro. Igualmente, puede suceder que alguna os resulte más rentable para una determinada función.

Por otro lado, si en vuestra transformación digital buscáis un entorno seguro y abierto, podéis trasladar las cargas de trabajo y vuestras bases de datos. Así, dejaréis de tenerlas en una ubicación local y serán accesibles desde cualquier punto en el mejor entorno de nube posible.

LOS RETOS EN LA GESTIÓN

Son indudables las ventajas de la multinube, como la reducción de riesgos, la optimización del tiempo de actividad o la flexibilidad para seleccionar el mejor hardware atendiendo al uso concreto. Sin embargo, también es necesario que tengáis en cuenta que es muy compleja. Supone soportar procesos variables para cada entorno. Por esta razón, los operadores reclaman un creciente nivel de visualización de los datos de telemetría. Sin embargo, el software, al ser cada vez más modular y distribuirse por diferentes capas, dificulta este rastreo.

A su vez, existe aún cierta reticencia a abandonar las infraestructuras locales. De hecho, un estudio descubrió que el 98 % de las empresas, a pesar de operar en la nube, conservaban y utilizaban aún sus servidores locales. Las razones pueden ser de diversa índole. Con frecuencia, obedecen a restricciones corporativas, por cumplir con sus protocolos de seguridad o, simplemente, por costumbre y cultura. La cuestión es que con esas mentalidades resulta costoso sacarle todo el partido a la multinube, como el autoescalado o el equilibrio de carga, mientras se mantiene una infraestructura local

CÓMO CONTRIBUYE A IMPULSAR LA INDUSTRIA 4.0

La convergencia de las TI con las tecnologías operativas o TO constituye la base sobre la que se asienta la industira 4.0. Esto supone la incorporación de equipos y sistemas de fabricación inteligentes, interconectados y autónomos. En consecuencia, las empresas experimentan y aprenden de aplicar la inteligencia artificial, el big data, la computación en la nube o el IIOT en sus procesos productivos.

En otras palabras, la arquitectura de red de la fábrica inteligente depende de la interconectividad. Los datos recabados en tiempo real por sensores, dispositivos y máquinas pueden ser procesados y utilizados de inmediato. También pueden ser compartidos, lo que incluye la planificación de recursos empresariales o ERP u otros programas de gestión.

Esto es posible gracias al uso generalizado de protocolos abiertos a través de equipos muy heterogéneos que favorecen la optimización de esos procesos. La integración reúne datos de TI y datos de OT, pero presenta diferentes impactos según las funcionalidades de las que se trate.

Más información:
Cámara Valencia